“Las mujeres estamos capacitadas para emprender negocios”

AFAMMER anima al emprendimiento de la mujer rural en San José del Valle

  • AFAMMER desarrolló en San José del Valle (Cádiz) el Taller “Empoderamiento de la mujer rural una vía para el emprendimiento” donde se expusieron tres proyectos de éxito llevados a cabo por mujeres emprendedoras. 

San José del Valle, Cádiz.

Desarrollar un proyecto emprendedor en el medio rural requiere mucho trabajo y en ocasiones superar algunas dificultades, como las que han tenido que sortear María Gutiérrez, Tamara Fernández y Ana Gutiérrez las tres ponentes del taller “Empoderamiento de la mujer rural una vía para el emprendimiento” que AFAMMER desarrolló en San José del Valle.

“No podía quedarme en mi casa cruzada de brazos cruzados viendo como mis hijos me pedían dinero, así que decidí liarme la manta a la cabeza y emprender un negocio en el sector de la hostelería”, contó María Gutiérrez.

Potenciar el talento femenino

Tamara Fernández, por su parte, decidió apostar por el sector textil y crear “La Altazarana Camisetas” donde diseña camisetas y jerseys personalizados. Lo que empezó siendo un hobby se convirtió en un negocio. “Al principio no le daba importancia y lo hacía como puro entretenimiento pero después, me di cuenta de que podía sacarle un poco más de utilidad a lo que hacía”, explicó Tamara.

Ana Gutiérrez se decantó por la abogacía como salida laboral. Además de contar su experiencia como autónoma, habló sobre la protección social y los derechos laborales de las mujeres trabajadoras en el medio rural. Según Ana a las mujeres rurales les “falta de información” a la hora de dar sus primeros pasos en el mundo del emprendimiento una vez se han formado.

Trabajo y perseverancia son claves para emprender

Las tres ponentes coincidieron en que emprender no es una tarea sencilla y lo justificaron con sus propias experiencias. Por ejemplo, Tamara explicó las dificultades que encontró cuando echó a rodar su negocio: “Al principio como no tenía recursos económicos tuve que recurrir a mi familia para poder comprar los materiales, después dí a conocer mi producto y aunque hubo gente que me dio un portazo en la cara otras personas me abrieron camino”.

“Comenzar un negocio es arriesgado, tienes que invertir dinero y no sabes con seguridad si va ha funcionar bien o no”, expresó Ana. Por su parte María animó a las mujeres que quieran emprender un negocio a no rendirse: “por muchos obstáculos que encontremos las mujeres podemos llevar un negocio solas”.

Este taller forma parte de la campaña estatal de sensibilización y concienciación para la inserción laboral y el fomento del emprendimiento a través del empoderamiento de la mujer rural que AFAMMER desarrolló por toda España en 2018. Un proyecto financiado por el Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad.