POR UN MEDIO RURAL LIBRE DE VIOLENCIAS CONTRA LAS MUJERES

Promoción de valores entre adolescentes y jóvenes.

Programa financiado por el Ministerio de Igualdad. Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género. Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género.

Por un mundo rural libre de violencias contra la mujer

¿Qué es la Violencia de Género?

En pleno 2022, siguen existiendo casos de violencia de género contra las mujeres por el mero hecho de ser mujer. La violencia de género es un acto de desigualdad  y sumisión que utiliza el hombre sobre la mujer en la relación de pareja. Este acto genera un tipo de violencia física, psicológica, sexual, emocional y/o económica.

Principales tipos de violencia de género

La violencia de género abarca cualquier daño físico, psicológico, sexual, emocional y económico.

  • Violencia física.

Trata de dañar a la pareja mediante golpes, patadas, pellizcos, quemaduras, empujones, mordiscos, tirones de pelo, etc. Abarca todos los actos de fuerza física contra ella.

«Te pegué para que reaccionaras…» NO ES AMOR.

  • Violencia psicológica.

Es la que se ejerce a través de la intimidación, las amenazas, el aislamiento… con el fin de causarle miedo.

«Si sales después de discutir, lo dejamos«. NO ES AMOR.

  • Violencia sexual.

Es aquella en la que se obliga a la pareja a realizar el acto sexual sin su consentimiento. Son todos aquellos casos de acoso, violación, explotación, etc.

«Eres mi pareja y yo decido cuando.» NO ES AMOR.

  • Violencia emocional.

Consiste en minar la autoestima de ella mediante críticas, infravaloraciones, insultos, etc. Estos actos sumados a prohibirles ver a su familia y amigos y amenazas continuas son las más comunes.

«¿Piensas salir con eso puesto? ¡Vete a cambiar!» NO ES AMOR.

  • Violencia económica.

Trata de que la otra persona dependa económicamente de su pareja y lo consigue prohibiéndole trabajar y/o ganar dinero para que pueda hacer su vida independiente.

«Para qué te dedicas a esto, no te hace falta el dinero, tu lugar está conmigo.» NO ES AMOR.

  • Violencia digital.

Es toda aquella acción que utiliza los medios digitales para acosar, amenazar o extorsionar. Hoy en día es muy común entre jóvenes y adolescentes, pues son los que más utilizan el WhatsApp, las redes sociales, el correo electrónico… como medio de comunicación principal.

«Subiré la foto a instagram para que todos te vean«. NO ES AMOR.

  • Otros tipos de violencia de género.

La trata de mujeres contra la explotación sexual, la mutilación genital y la violencia vicaria son otros tipos de violencia de género que se da en la actualidad, ya que atenta contra los derechos fundamentales de la mujer, como son el derecho a la vida, la libertad, la integridad física y moral, la libertad sexual, la salud, la intimidad y la dignidad humana.

La trata de mujeres es la esclavitud sexual y la venta de mujeres como objeto sexual.

La mutilación genital femenina es la extirpación parcial o total de los genitales externos de la mujer y se concibe como una forma de controlar la sexualidad de la mujer.

La violencia vicaria es aquella que tiene como objetivo dañar a la mujer a través de sus seres queridos, especialmente de sus hijos.

Por un mundo rural libre de violencias contra la mujer

Valores: igualdad, diversidad, respeto, tolerancia.

Igualdad.

Las relaciones funcionan con igualdad. La mujer y el hombre tienen los mismos derechos, deberes y oportunidades en la sociedad. La sociedad ha impuesto que el hombre debe ser fuerte y protector con su pareja, por lo que se le asigna una serie de funciones exclusivas, como el trabajo y disfrutar y salir de fiesta. Por el otro lado, la mujer debe ser cariñosa, comprensiva y maternal, por lo que su principal función será dedicarse a las tareas de casa y a la crianza de los hijos.

Hoy en día, los adolescentes de las zonas rurales siguen apostando por este modelo de pareja porque creen que el amor funciona cuando el hombre acepta sus roles y la mujer los suyos. Y no.

Tanto la mujer como el hombre tienen los mismos derechos, deberes y oportunidades. Una pareja funciona cuando los dos tienen la libertad de elegir a qué dedicarse profesionalmente, de disfrutar con sus amigos, de hacer las tareas de casa, de ser libres de tomar decisiones personales, de dar y recibir a partes iguales…

Construir una relación en igualdad es poder decidir libremente cómo:

  • Desarrollarme profesionalmente.
  • Vestir según mis gustos.
  • Comprarme y/o adquirir mi casa, mi coche, mi terreno, etc.
  • Tomar decisiones propias y respetar las de mi pareja.
  • Tener vida social con mis amigos y salir con ellos.
  • Dedicar tiempo a mis hobbies y gustos.

Diversidad.

Cada persona tiene su propio carácter, con habilidades, capacidades y defectos que forman su personalidad. La diversidad en el amor es parte de una sociedad donde se promueva una cultura basada en la libertad, igualdad, respeto, tolerancia y amor.

Amamos a las personas por cómo son, por cómo nos tratan… por lo que todas las parejas son diversas. Diversidad es amar y aceptar a la otra persona tal como es sin importar sus rasgos físicos, culturales y/o sexuales.

Respeto

El respeto es uno de los valores fundamentales de la relación de pareja. El respeto siempre debe ser hacia una misma, hacia nuestra pareja y hacia todas las personas con las que nos relacionamos en nuestro día a día. Una relación de amor basada en el respeto es:

  • Mostrar interés hacia la otra persona.
  • Escuchar activamente sus emociones y preocupaciones.
  • Empatizar con todas las situaciones de nuestra pareja.
  • Respetar sus gustos, hobbies, tiempos, necesidades (siempre y cuando no nos hagan daño).

El respeto es cuidar a la otra persona, dejarla decidir libremente en sus aspectos personales y que sus acciones no nos hagan daño. El respeto implica aceptar las ideas, creencias, límites, gustos y pasiones de tu pareja y admirarla. Respeto es admitir que cada uno ocupa su sitio y, aun así, conectar. Porque en una relación saludable y feliz no es necesario que coincidamos en todo, pero sí es imprescindible el respeto.

Tolerancia.

La tolerancia, al igual que el respeto, es necesaria para construir una relación de pareja sana. La tolerancia supone saber respetar la personalidad, el criterio de evaluar y juzgar las cosa, la adaptación a las distintas situaciones, la toma de decisiones… de tu pareja sin intentar cambiarlo.

Es muy difícil alcanzar la tolerancia en el amor sin una comunicación clara, transparente y eficaz. Además, es importante saber los aspectos que no debes tolerar nunca, como por ejemplo: el control sobre tus decisiones y tiempo, destruir tu autoestima y libertad, golpes y ataques verbales, celos, discusiones, chantajes emocionales, burlas sobre tu físico, engaños, etc.

La tolerancia, el respeto y la comunicación son los principios de toda relación saludable.

Amor.

El amor es otro de los complementos que permiten que una relación de pareja sea sana y fuerte. Para que funcione el amor es primordial que las personas se respeten, se admiren y se valoren tanto a ellos mismos como a la persona que eligen para compartir su vida.

El amor de pareja se construye en igualdad, respetando el espacio de cada uno de los miembros, aceptando las decisiones personales de la pareja, manteniendo conversaciones eficaces para fomentar la empatía, y trabajar ambos en la misma dirección para formar una relación saludable.