AFAMMER habla sobre la importancia de empoderar a las mujeres rurales en Heras

  • AFAMMER impartió el taller “Empoderamiento de la mujer rural, una vía para el emprendimiento” en el Centro Integrado Público de Formación Profesional La Granja de Heras (Cantabria). Un taller enmarcado dentro de la campaña estatal de concienciación y sensibilización para la inserción laboral y el emprendimiento de la mujer rural a través del empoderamiento, subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Heras (Cantabria)

AFAMMER continúa sensibilizando a la sociedad rural española, para que sea consciente de la necesidad de apoyar a la inserción laboral y el emprendimiento de la mujer rural. Pero sobre todo, de concienciar a las propias mujeres rurales de cómo el empoderamiento las beneficia a ellas y a los municipios en los que habitan.

La Asociación de Familias y Mujeres del medio Rural habló sobre empoderamiento, inserción laboral, emprendimiento y la necesidad de promover la igualdad en las empresas, ante los alumnos del Centro Integrado de Formación Profesional “La Granja” de Heras. La presidenta provincial de AFAMMER en Cantabria, Begoña Iparraguirre, afirma que los jóvenes han salido “con una idea más clara sobre la importancia que juega la mujer en el medio rural” y también “con una buena base” sobre “los pasos que hay que dar para emprender cuando finalicen su formación”.

Begoña Iparraguirre, que es licenciada en psicopedagogía en la especialidad de orientación en la organización y orientadora laboral de acciones de mejora para la empleabilidad y programas de empleo, fue la primera en intervenir en las ponencias. Begoña impartió la mesa “Pasos que hay que seguir para montar un negocio. Ayudas e instrumentos para financiarse”, con el objetivo de asesorar a los alumnos en emprendimiento.

Tras esta primera ponencia, se ofrecieron dos ejemplos de emprendimiento de mujeres rurales de Cantabria. Adelaida Valdés, dueña de “Panderetas Cayón“, que aprovechó su formación y experiencia en la música folclórica y las tradiciones cántabras, para labrarse una salida laboral y económica. Adelaida cuenta que se ha enfocado a un mercado muy pequeño pero que gracias “al boca a boca” el propio producto “se vende solo porque tiene una gran calidad” aunque reconoce que “hay mucho trabajo detrás”.

La encargada en cerrar el taller de empoderamiento fue Coral de la Hoz Pérez, dueña de la mercería “Kosukasdeko” con la ponencia “El arte de crear y diseñar textil”. Coral explicó que anteriormente compaginaba su trabajo por cuenta ajena con la participación en ferias de artesanía, afirma que fue en estas ferias fue donde se dio cuenta “de que necesitaba un sitio físico, un local propio en donde poder atender a los clientes”.

Después hubo una mesa-debate con los alumnos, donde algunos de ellos mostraron interés por iniciar un negocio cuando finalicen sus estudios. Algo de lo que se siente muy satisfecha Begoña Iparraguirre pues manifiesta “que es muy importante que los jóvenes, sobre todo las mujeres, decidan emprender y quedarse en sus pueblos”.